lunes, 7 de noviembre de 2016

La Pola de Gordón - Pico Fontañán (1.634 m.)


Interesante ruta otoñal que la hemos realizado en la jornada de hoy. Una bonita jornada entre robles y hayas que nos dejará en una de las cimas míticas de la provincia de León: el Pico Fontañán (1.634 m.).


Llegamos a La Pola de Gordón y dejamos el coche al final del pueblo, muy cerca de la carretera que se dirige hacia Los Barrios de Gordón. En el propio parking encontramos un cartel indicativo de lo que será la ruta del día.






Iniciamos nuestro rumbo hacia el sur, por una pista sin pérdida y muy bien señalizada. Dicha pista transita en ligero ascenso, y pronto podemos presenciar La Pola de Gordón desde cierta altura. Esta primera parte de la ruta no tiene dificultad, por lo que logramos avanzar rápidamente.



Siguiendo varias indicaciones, continuamos ganando altura. Presenciamos la primera trinchera de la jornada y el primer bosque digno de mencionar, un precioso robledal, donde la pista se convierte en un bonito sendero, muy agradable de pasear.







Tras superar el robledal, llegamos nuevamente a una pista, lugar donde encontramos un pequeño área de descanso. Este tramo de la pista lo cruzaremos también a la vuelta. Alguna indicación más y volvemos a desviarnos hacia el Pico Fontañán.







La pista forestal se vuelve a convertir en un bonito sendero, donde encontramos el desvío hacia la Cascada de Aguasblancas. Decidimos hacer una ruta rápida, por lo que optamos por no desviarnos. Para la próxima, tocará ir en busca de la cascada.





Continuamos por la pista y llegamos al un pequeño refugio, momento en el que volvemos a desviarnos hacia nuestro objetivo del día. A partir de aquí, y ya con algún kilómetro en las piernas, comienza la verdadera ascensión. La senda se vuelve más pindia y el esfuerzo empieza a ser más notable.





Encontramos alguna indicación más y un precioso hayedo, bosque que cruzamos disfrutando al máximo de la gran gama de colores que ofrecen estos árboles en otoño.







Salimos del primer hayedo, y tras una zona mucho más abierta, en la que obtenemos bonitas vistas de la zona, nos adentramos en el segundo hayedo, otro bonito bosque que no dudamos en disfrutar. Este segundo hayedo es más complicado de cruzar, ya que la senda salva el mayor desnivel de la ruta.



Tras superar los dos hayedos, llegamos a la zona abierta y rocosa, ya muy cerca de la cima del Pico Fontañán. Existen varios hitos y postes indicativos que nos guiarán hacia la cumbre, sin pérdida. El viento comienza a soplar con fuerza y caen los primeros copos de este invierno...



Tras pocos minutos, logramos coronar la cima del Pico Fontañán (1.634 m.), una de las cimas míticas de la provincia de León. Disfrutamos de las vistas que nos ofrece, hacia los valles cercanos a León y las montañas de Gordón. Mucho más allá no podemos ver, ya que las nubes tapaban gran parte de la montaña leonesa. Vemos los cercanos Cueto San Mateo, Pico Bustillo y Pico Amargones. Y a lo lejos, el Pico Polvareda y Peña Galicia. El resto de montañas las tenemos que imaginar...







En las inmediaciones de la cima del Pico Fontañán podemos presenciar numerosas trincheras, túneles y nidos de ametralladora. Sin lugar a dudas, esta zona tuvo que tener una gran importancia en la pasada Guerra Civil Española.











Dado que el viento seguía soplando con fuerza en lo alto, decidimos no pararnos mucho en la cima. El camino de regreso lo podemos realizar por la misma vía de ascenso o cresteando la primera parte de la vuelta y haciendo la ruta circular. Por no volver por el mismo sitio, decidimos regresar cresteando la primera parte y bajando más directamente hacia La Pola de Gordón, punto de inicio de la ruta.


El regreso no tiene pérdida y se encuentra perfectamente señalizado en su primera parte. Logramos avanzar rápidamente, en un descenso fácil, pero que pierde bastante altura en pocos metros. Seguimos disfrutando de las hermosas vistas que nos deja la zona.


Después de completar la primera parte del descenso, llegamos a una zona mucho más arbolada. En este punto, debemos girar hacia la izquierda para descender muy cerca del Arroyo Bardaduelo. Cabe destacar que es la única parte del recorrido no señalizada, por lo que es importante fijarse bien para no continuar por la senda evidente, la cual nos guiará hacia Nocedo de Gordón.



El descenso vuelve a ser notable, pero no tiene grandes dificultades, por lo que, poco a poco, logramos finalizarlo, llegando a la pista forestal por la que iniciamos el descenso hacia el Pico Fontañán, justo después de cruzar el robledal. A lo largo del descenso, encontramos una fuente que nos puede servir para rellenar nuestras botellas de agua.



Tras llegar a la pista forestal común en el camino de ida y de vuelta, podemos regresar hacia el punto de inicio por la misma senda de ida o a través del Corral de la Gretosa. Para no regresar por el mismo camino de ida, decidimos volver a La Pola de Gordón por el Corral de la Gretosa. Cabe destacar que nuestra elección fue un error, pues a los pocos metros de llegar al corral, la pista se convierte en una carretera asfaltada, finalizando los últimos metros por esta vía.





Llegando a La Pola de Gordón, encontramos un pequeño área de descanso y una fuente. En poco tiempo, llegamos nuevamente al parking de inicio, dando por finalizada la ruta.





Interesante y completa ruta! Una delicia para los sentidos el robledal y los hayedos que cruzamos antes de llegar a la cima del Pico Fontañán (1.634 m.). Muy bonita, especialmente en otoño, y bonitas vistas de la zona desde la cumbre. Muy recomendable!


Tipo: Senderismo

Fecha: 6 de Noviembre de 2016
Duración: 2 h. 58 min.
Dificultad: Fácil
Distancia: 9,61 km.
Circular: Sí
Desnivel acumulado: 712 m.
Altura mínima: 989 m.
Altura máxima: 1.630 m.

Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15417390


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez