miércoles, 25 de octubre de 2017

Arnarstapi - Hellnar


Seguimos por la península de Snæfellsnes para conocer uno de los trayectos más bonitos, la ruta que recorre los acantilados formados entre Arnarstapi y Hellnar, una delicia para la vista y un día espléndido por delante!


Llegamos a Arnarstapi y dejamos el coche en un parking cercano a una zona comercial, muy cerca del monumento Bárður Snæfellsás. Desde aquí iniciaremos la bonita senda hasta Hellnar.


La primera parte de la ruta avanza a lo largo de la carretera, rumbo al puerto de Arnarstapi. Cruzamos el pueblo y llegamos a sus inmediaciones, donde encontramos un pequeño parking y un mirador, precioso. El mirador nos ofrece una buena panorámica de todo lo que nos rodea y del puerto de Arnarstapi.





Continuamos un poco más allá, siempre por senda clara y sin dificultad, hasta un desvío, donde encontramos un cartel informativo. Seguimos dicho desvío para iniciar la senda a lo largo de los acantilados.



Tras pocos metros, giramos hacia la derecha para continuar por un nuevo desvío, rumbo a una pequeña laguna donde las aves revolotean sin detenerse. La laguna es pequeña, pero muy bonita. Visitada, desandamos los pocos metros que nos separan del desvío y continuamos.



Ya nos encontramos al borde del acantilado, por buena senda y siempre señalizada. Visitaremos ahora una serie de playas y formaciones rocosas, para deleite de nuestra jornada!

La primera playa que visitaremos será Pumpa, una bonita cala de piedra y enclavada en un entorno mágico!


Continuamos siguiendo un desvío para llegar a Eystrigjá, una gran formación rocosa, muy bonita, y donde no dejamos de hacer fotos, pues el lugar es encantador.



Seguimos para ver la segunda formación rocosa, tomando un desvío más. En esta ocasión visitaremos Midgjá, realmente espectacular. Huecos, rocas de gran tamaño y un sinfín de aves árticas sobrevolando la zona.



Para finalizar esta primera parte, tras seguir un desvío más, presenciamos la última de las formaciones rocosas: Músargjá. Sin duda, un lugar de bonitas vistas y realmente peculiar, digno de visitar y disfrutar.



La segunda parte del trayecto nos llevaría sobre la playa Gatklettur. Seguimos un par de desvíos para tener una buena panorámica y continuamos, siempre disfrutando del buen día que estamos teniendo!



Tras superar esta zona de playas rocosas y grandes formaciones, llegamos al desvío que se dirige hacia un mirador y hacia el monumento Bárður Snæfellsás. Por aquí, regresaríamos a la vuelta para dar por finalizada la jornada. Es el turno de dirigirnos hacia el mirador, donde disfrutamos de unas vistas excepcionales! Impresionantes acantilados!






Continuamos nuestra ruta por la parte alta de los acantilados y, tras cruzar un puente, llegamos a otra formación rocosa de gran importancia: Draugalág. Un lugar diferente y digno de fotografiar. El entorno es precioso!






Visitado Draugalág, llegamos a un campo de lava, que debemos cruzar para llegar a Hellnar, siempre por un sendero bien definido y sin problemas. El campo de lava es muy bonito y cambia por completo el entorno por el que llegamos hasta aquí.


Seguimos por nuestra senda y nos toca visitar Bólhólar, inmerso en el propio campo de lava y de formaciones singulares. Otro punto muy bonito en el camino!


Finalizado el campo de lava, llegamos a una zona de refugios y casas de huéspedes, donde encontramos Nátthagi y Einbúi, un bonito edificio de color rojo y azul, muy llamativo. Ya queda poco para llegar a Hellnar!




Estamos llegando al punto final de nuestro camino de ida y la senda se vuelve aún más cómoda, ahora transitando a lo largo de pasarelas de madera. Tras varios minutos, llegamos a las inmediaciones de Hellnar, donde encontramos un desvío, una playa, un pequeño bar y el puerto de Hellnar, aunque no parezca que tenga mucha actividad. Disfrutamos del pueblecito y del entorno, descansamos un rato y admiramos la buena panorámica que tenemos ante nosotros. Mención especial a la gran cantidad de hitos que había en la playa, formados por piedras cada vez más pequeñas. Singulares y muy bonitos!



Completado el camino de ida, sólo quedaría regresar hasta el desvío del mirador, por el mismo camino de ida, sin pérdida y sin dificultad. Volvemos por las pasarelas de madera, cruzamos el campo de lava y avanzamos hasta el desvío por la parte alta del acantilado. Ya en el desvío, giramos a nuestra izquierda.

Tras girar, antes de llegar al parking, visitamos el monumento Bárður Snæfellsás, una gran edificación de piedras. Últimas fotos del lugar y continuamos varios metros más. En pocos minutos estamos de vuelta en el parking donde dejamos el coche, dando por concluida la bonita ruta.


Sin duda, otra de las paradas obligatorias! Un paseo my agradable, variado y con grandes atractivos. Vistas espectaculares de los acantilados y formaciones rocosas de ensueño! Una ruta para disfrutar!

Tipo: Senderismo
Fecha: 17 de Agosto de 2017
Duración: 2 h. 20 min.
Dificultad: Fácil
Distancia: 6,86 km.
Circular: Sí
Desnivel acumulado: 27 m.
Altura mínima: -1 m.
Altura máxima: 33 m.

Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=19636192


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez