lunes, 23 de octubre de 2017

Gullfoss


Gullfoss es de esas cascadas impresionantes y de visita obligada si estás por Islandia. Una de las cascadas más agresivas del país y. según algunos, más salvaje que las Cataratas del Niágara. Yo he estado en ambas y discrepo, aún no he visto nada más salvaje que las Cataratas del Niágara.


Para llegar a Gullfoss, hay que coger la carretera 35 hacia el norte, hasta dar con su indicación final y su aparcamiento habilitado. En las inmediaciones del parking existen varios carteles informativos de la zona y un área donde poder comprar y beber o comer algo.



La ruta se encuentra perfectamente señalizada y acondicionada para todo tipo de personas, excepto el acceso que nos acerca hasta la parte alta de la cascada, que se trata de un sendero menos acondicionado, pero cómodo de transitar.

Tras superar los primeros metros de ruta, llegamos a un cruce en el que encontramos varios carteles informativos, nuevamente. En este punto, debemos elegir entre visitar la zona por la parte alta o descender por unas escaleras para acceder a la parte baja de la cascada. Nosotros accederemos primero a ver Gullfoss desde la parte más alta, para luego adentrarnos más hacia ella, por su parte más baja.



Esta primera parte transcurre sin ningún tipo de desnivel, y nos va acercando hasta un primer mirador sobre Gullfoss. Las vistas son espléndidas!


Tras visitar el primer mirador, continuamos hacia un segundo mirador, leyendo antes un cartel informativo más. El segundo mirador se encuentra a pocos metros, por lo que llegamos rápidamente. Las vistas, nuevamente, son increíbles y nos ofrecen una buena panorámica desde la parte más alta de Gullfoss. Espectacular!



Tras visitar ambos miradores, desandamos el camino realizado hasta el primer desvío. Procedemos con la segunda parte de la ruta, que nos llevará, en ligero descenso, a través de unas escaleras metálicas, hacia la parte más baja de Gullfoss, muy cerca de la cascada.

Tras completar el breve descenso, llegamos a una zona con más carteles informativos, similares a los que se encuentran en la parte alta.


Giramos un poco hacia la derecha para acceder a un mirador más, desde donde obtenemos una buena panorámica del primer salto de agua de Gullfoss. El cañón ya se percibe, por lo que las vistas son muy buenas! En las inmediaciones de este mirador existe otro parking, por el que se llega desviándonos de la carretera 35.




Desandamos hasta los carteles informativos y continuamos el sendero por la parte baja, dirección Gullfoss. Nada más comenzar el sendero, visitamos el Monumento a Sigrídur, una muchacha islandesa que vivió en una granja cercana y que hizo muchísimo por mantener la histórica catarata, ahora Parque Nacional.


Continuamos el sendero y llegamos a Gullfoss, una impresionante catarata de 32 metros, no muy alta, pero muy agresiva. En las inmediaciones existen dos miradores desde donde podemos obtener hermosas vistas de Gullfoss. El cañón que forma el Río Hvitá es espectacular y la vista desde este punto increíble. Como el aire sople hacia aquí, te mojas! Muchas fotos y algún vídeo de la espectacular caída y de vuelta al parking!









El regreso lo realizamos por la misma senda hasta llegar a las escaleras metálicas. Desde aquí, tan sólo habría que ascender hasta llegar al parking, donde daremos por concluida la ruta.

Gullfoss está enclavada en el llamado Círculo Dorado de Islandia y es uno de los lugares imprescindibles de visitar en cualquier viaje al país. Una cascada de 32 modestos metros sobre el Río Ölfusá, pero de una agresividad digna de ser vista, al menos, una vez en la vida. Espectacular!

Tipo: Senderismo
Fecha: 15 de Agosto de 2017
Duración: 59 min.
Dificultad: Fácil
Distancia: 2,04 km.
Circular: Sí
Desnivel acumulado: 43 m.
Altura mínima: 181 m.
Altura máxima: 221 m.

Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=19544007


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez