martes, 24 de octubre de 2017

Þingvellir - Öxarárfoss - Drekkingarhylur - Hakið


Turno para el Parque Nacional de Þingvellir, con todas sus maravillas naturales, su historia y la preciosa cascada Öxarárfoss.


Dejamos el coche en uno de los muchos aparcamientos habilitados por el parque y comenzamos nuestra andadura para recorrer la frontera que separaba americanos y europeos, principal atractivo del lugar.


Cabe destacar que la ruta no tiene ninguna complicación y se encuentra perfectamente señalizada en todo el recorrido, por lo que se hace relativamente sencillo seguirla. Comenzamos siguiendo un par de desvíos, el primero hacia la derecha y el segundo hacia la izquierda, este último en ligero ascenso.



Tras llegar a la parte alta, lugar donde se dividía antiguamente Islandia, separando territorio americano y europeo, encontramos el desvío para visitar la preciosa cascada Öxarárfoss, un bonito salto de agua enclavado en un entorno espectacular.







Continuamos entre los grandes farallones rocosos, por una senda bien definida, rumbo a Stekkjargjá, donde encontramos un cartel informativo. Aquí se celebraban los eventos y parlamentos más importantes de Islandia.




Continuamos la misma senda y pronto llegamos a la parte más alta de Þingvellir, donde encontramos un mirador excepcional de la zona, presenciando perfectamente la grieta rocosa que separaba ambos continentes.


Visitado el mirador, desandamos toda nuestra ruta hasta el primer desvío, muy cerca del parking. Aquí, tomaremos ahora el rumbo contrario, hacia el suroeste.

Atravesamos otro parking habilitado por el parque y llegamos al bonito estanque natural Drekkingarhylur, donde encontramos la cascada que le da vida y un cartel informativo. Este lugar es muy bonito, por lo que nos detenemos a presenciarlo debidamente, a pesar de que el día estaba algo nublado y constantemente amenzaba lluvia...





Continuamos la senda señalizada y, rodeando un gran bloque de roca, llegamos a un bonito mirador hacia el Valle de Þingvellir. Aquí también podemos leer varios carteles, con bastante información sobre el valle.




Continuamos rodeando la mole rocosa hasta llegar, nuevamente, a la senda oficial, donde tomamos un desvío que nos bajará hasta la parte más baja de Þingvellir.


Tras seguir el desvío, ya a la altura del Río Öxará, continuamos cruzando varios puentes de madera, todos muy cuidados.




Seguimos la agradable senda siguiendo un desvío, hacia la derecha, y otro más, hacia la izquierda, para llegar a Þingvallakirkja, una curiosa iglesia rodeada de casitas adosadas, exactamente iguales, y un pintoresco cementerio. Por aquí también encontramos un cartel informativo, por lo que siempre estaremos al corriente de todo lo que vemos y visitamos.






Desandamos hasta el desvío hacia Þingvallakirkja y continuamos la senda oficial de la ruta, paralelos al Río Öxará. Esta parte de la ruta es muy agradable y se transita sin problemas.

Tras varios metros, llegamos a la altura de la carretera, donde nos debemos desviar hacia la derecha. Encontramos otro cartel informativo más y un puente que cruzamos.




Cruzando el puente, obtenemos una panorámica expléndida del bonito lago Þingvallavatn.


Tras completar el puente, vemos un cartel informativo más y otro aparcamiento, que cruzamos para continuar nuestra ruta.



La siguiente parte de la ruta será la más exigente. A la altura de un área de descanso, empezamos a ganar altura por una senda pindia y muy bonita. Esta senda nos dejará de nuevo en la grieta por la íbamos antes de descender hacia el valle.



Tras esta corta e intensa parte, llegamos a la senda principal de Þingvellir, donde encontramos el desvío hacia Hakið, que seguimos.

Antes de llegar a Hakið, encontramos una fotogénica fisura en la roca (Sprunga opnast), donde existe un cartel informativo. Alguna foto y continuamos hasta Hakið, que ya lo tenemos muy cerca.



Un poco más allá y llegamos a Hakið, un bonito mirador hacia Þingvellir y donde se vuelve a presenciar la grieta que separaba los continentes americano y europeo. Parece típica la foto en la que se aprecian los dos pies bien colocados a ambos lados de la grieta, uno pisando América y otro pisando Europa. Habiendo disfrutado debidamente de la panorámica que ofrece Hakið, regresamos!



Para volver al parking, tan sólo debemos desandar por la senda oficial y principal de Þingvellir, hasta llegar al primer desvío. Por el camino, atravesamos nuevamente Sprunga opnast y Drekkingarhylur. Al llegar al primer desvío, a mano derecha y tras varios pasos más, llegaremos al aparcamiento donde dejamos el coche, dando por finalizada la ruta.

Bonita y completa ruta por el Parque Nacional de Þingvellir. Es una visita obligada, el entorno es muy bonito y la ruta te adentra un poco más en la historia de Islandia, sin dejar de lado las maravillas de la naturaleza que tiene, reflejadas en la cascada Öxarárfoss y en el estanque natural Drekkingarhylur, entre otros atractivos. Especial atención también a las bonitas panorámicas que ofrecen sus miradores. Parada obligatoria!

Tipo: Senderismo
Fecha: 15 de Agosto de 2017
Duración: 1 h. 53 min.
Dificultad: Fácil
Distancia: 5,91 km.
Circular: Sí
Desnivel acumulado: 485 m.
Altura mínima: 97 m.
Altura máxima: 135 m.

Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=19622022


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez