miércoles, 18 de abril de 2018

Refugio Altavista - Pico Teide (3.718 m.) - Pico Viejo (3.135 m.) - Roques de García - Parador Las Cañadas del Teide


Segunda jornada con el Pico Teide (3.718 m.) como principal objetivo! Nos espera una ruta larga, con fuertes desniveles, exigente..., pero llena de encantos. Ascender el techo de España al amanecer, divisar el precioso cráter del Pico Viejo (3.135 m.), caminar por encantadores senderos y siempre con unas vistas excepcionales..., son imágenes que nunca se olvidarán! Comenzamos!


Después de descansar lo que pudimos y de disfrutar de una agradable estancia en el Refugio Altavista (más información sobre el refugio en Volcano Teide), iniciamos la preparación de lo que sería la segunda ruta de nuestra aventura. Son las 4:15 h. y ya estamos de pie, ultimando las mochilas para desayunar tranquilamente y comenzar a andar con el suficiente tiempo para ver el amanecer desde la cima del Pico Teide. Es importante saber que a partir de las 9:00 h., hora en la que empieza a funcionar el teleférico, no es posible estar en el sendero que se dirige desde aquí hasta la cima, necesitando un permiso especial. En nuestro caso, al haber pernoctado en el refugio, no necesitamos ningún tipo de permiso, pero debemos de encontrarnos en La Rambleta (estación superior del teleférico) antes de las 9:00 h. Desayunamos con calma, ultimamos los preparativos y, entorno a las 5:15 h., iniciamos la ruta!


Por delante, unos 500 metros de desnivel para llegar a la cima del Pico Teide. Empezamos con la noche aún cerrada, pero con luna llena y completamente despejado. Con los frontales encendidos y bastante abrigados, pues en la cima hay 0 grados, damos los primeros pasos, siempre en ligero ascenso y por un sendero muy similar al sendero por el que accedimos al refugio el día anterior.


Una mirada atrás nos permite ver un horizonte algo más claro. Un vistazo al refugio desde lo alto y seguimos! De momento, la cumbre no es visible...

A partir del refugio, los síntomas de la altura a la que nos encontramos pueden aparecer. Sin embargo, nosotros vamos estupendamente, con paso tranquilo y regular. Poco a poco, vamos ganando altura! Empezamos a ver algo de nieve, pero nada problemático, fruto de lo pisado que se encuentra el sendero.

Estamos a más de 3.500 metros de altura y llegamos al desvío que se dirige hacia el Mirador de la Fortaleza, situado a escasos metros. Tras un breve descanso, no dudamos en acercarnos hasta dicho mirador, a pesar de encontrarnos completamente a oscuras.


En pocos pasos llegamos al Mirador de la Fortaleza, donde encontramos un cartel informativo sobre la panorámica que podemos presenciar. Sólo vemos las luces de las localidades situadas hacia el norte y los primeros claros del horizonte. Regresamos sobre nuestros pasos hasta llegar al desvío, por el que continuaremos, rumbo hacia la cumbre del Pico Teide.



A partir de aquí, el sendero se empieza a cubrir de nieve, pero pierde dificultad y no superará grandes desniveles. Sin duda, son laderas con gran acumulación de nieve a causa del viento. La inclinación no es importante y no precisamos el uso de material invernal. La nieve está muy pisada y basta con acceder en botas de montaña para progresar con suficiente seguridad. Empezamos a distinguir la silueta de la cumbre del Pico Teide!

Tras superar el tramo nevado, llegamos al desvío que se encuentra en las inmediaciones de La Rambleta (estación superior del teleférico). Aquí, girando a la derecha, tomaremos rumbo hacia la cima! Sigue habiendo grandes acumulaciones de nieve, pero se nota el negocio que tiene el teleférico, puesto que el sendero de acceso a cumbre se encuentra totalmente limpio y habilitado.


Estamos en la base del cono y comenzamos a ascender nuevamente. El horizonte empieza a colorearse de tonos más azulados... El ritmo sigue siendo bueno, suficiente para llegar aún de noche a la cima y ver el amanecer. El sendero es estrecho, pero muy cómodo de seguir. En ocasiones se vuelve algo más pindio, pero nada importante. Mención especial nuevamente a la información que transmite el Parque Nacional del Teide, alegando que el sendero llega a tener tramos con 60 grados de inclinación... En fin...

Vamos ganando altura tranquilamente y el olor a sulfuro empieza a estar presente. El volcán está activo, aunque no entre en erupción, y dicho olor nos acompañará a lo largo de toda la estancia en la cumbre. Vamos superando zonas con fumarolas. Estamos muy cerca!





Después de algo menos de 2 horas, sobre las 7:00 h., llegamos a la cumbre del Pico Teide (3.718 m.), techo de España! Una sensación indescriptible! Aún es de noche y en la cima se encuentra los más madrugadores! No tardamos en ubicarnos en buen lugar para presenciar el espectáculo de ver amanecer!


El horizonte empieza a clarear y la gente va llegando a la cima, donde estaremos algo más de una hora, haciendo fotos y disfrutando de un hito para recordar! El esfuerzo bien merece la pena y las primeras luces nos dejan claro que viviremos un momento único! Hacia el este, el sol; y hacia el oeste, la luna, que se va escondiendo tímidamente. El amanecer que pudimos disfrutar es increíble! El día completamente despejado, tan sólo algunas nubes en la costa, un sol que ofrece sus primeros rayos mientras proyecta la sombra del Pico Teide al lado de la luna llena. Hay que subir y vivirlo! Y con el sol pegando con fuerza, aprovechamos para disfrutar de las vistas que tenemos, divisando las islas de Gran Canaria, La Gomera, La Palma y Hierro. Impresionante!




Sobre las 8:15 h. emprendemos el descenso de este coloso. Por delante, más de 1.600 metros de desnivel a lo largo de unos 11 kilómetros, llevando ya un ascenso de 500 metros de desnivel a lo largo de 2 kilómetros y medio. La primera parte la ralizaremos por el mismo sendero de acceso a la cima hasta llegar al desvío que se encuentra en las proximidades de La Rambleta.

Ya en La Rambleta, tiempo para tomarnos un respiro, utilizar los baños públicos que hay, comprar algo de bebida, descansar y ver el primer viaje del teleférico del día, con sus primeros visitantes. Una mirada atrás y una sonrisa para presenciar la montaña conquistada!


En las inmediaciones de La Rambleta, mientras descansábamos visitamos un panel con información, el Mirador Rambleta y el Mirador Rambleta II, ambos miradores con carteles informativos sobre la panorámica del lugar, ya de día. Las vistas son excepcionales!






Tomamos rumbo hacia el Pico Viejo, nuestro próximo objetivo! El sendero es muy agradable y transita sin grandes desniveles. Cada poco, una mirada atrás!


Pronto llegamos al Mirador Pico Viejo, donde encontramos un cartel informativo. Las vistas sobre el Pico Viejo son excepcionales! Disfrutamos mucho de la panorámica! Aquí mismo, leyendo un cartel más, continuaremos por el sendero, rumbo a la base del Pico Viejo.




A partir de aquí, la facilidad del sendero iba a desaparecer progresivamente, dando paso a zonas mucho más escarpadas, pedregosas y complicadas de transitar. Grandes bloques de piedra y de lava nos van dificultando la progresión...

Nos adentramos en un campo de lava. Las grandes rocas formadas nos envuelven y, a menudo, debemos prestar atención al camino, perfectamente señalizado. A pesar de no ser tan cómodo, lo vamos disfrutando muchísimo!


Superado el primer campo de lava, largo y tedioso, llegamos a una zona mucho más abierta, lugar donde el sendero se vuelve más cómodo. Ante nosotros, ya más cerca, el Pico Viejo. Continuamos varios minutos más, sin grandes desniveles ni dificultad, hasta llegar al siguiente desvío.


Tiempo para descansar, después del incómodo descenso a lo largo del campo de lava. En este desvío encontramos un cartel con información sobre el sendero a seguir, rumbo al Parador Las Cañadas del Teide. De nuevo, mi tiempo para descansar es menor al de Sabri, pues después de pensármelo un par de veces, decido ascender a la cima del Pico Viejo y presenciar su cráter desde su punto más alto.


El ascenso se realiza continuando el sendero que se dirige hacia las Narices del Teide y desviándonos hacia la derecha para remontar la pindia ladera a lo largo de un pequeño sendero. Tras completar esta primera parte, llegamos a la zona alta del cráter, pudiendo divisar, a lo lejos, la cumbre del Pico Viejo. Desde aquí, tan sólo quedaría continuar el cordal hasta llegar a la cima.


Tras varios minutos de caminata sobre el cordal, se llega a la cima del Pico Viejo (3.135 m.), divisando una perfecta panorámica sobre su bonito cráter, mucho más bonito que el cráter del Pico Teide, situado a nuestra espalda. Varias fotos del lugar y hermosas vistas para disfrutar! El regreso se realiza por la misma vía de ascenso hasta llegar nuevamente al desvío.


Superado el descenso y, después de tomarnos un merecido descanso, continuamos nuestra ruta hacia el Parador Las Cañadas del Teide!

La siguiente parte de nuestra jornada sería la más complicada, fruto del cansancio acumulado y de las muchas partes rocosas con las que nos íbamos a encontrar. Los kilómetros empiezan a pesar, aunque el entorno nos permite olvidarnos de las piernas.


Superamos dos campos de lava más, donde volvemos a ser testigos de la dureza del regreso. Sin duda, la vuelta se nos está haciendo más larga que la ida, contra todo pronóstico. Vamos avanzando, poco a poco, mientras descendemos hacia los Roques de García. Entre campo de lava y campo de lava, un breve descanso para coger ánimos y fuerzas!



Después de 12 kilómetros andados y unos cuantos metros de desnivel acumulado, llegamos al desvío que nos orientará el camino a seguir, ya muy cerca de los Roques de García.


En pocos minutos llegamos a los Roques de García, preciosas formaciones de roca, muy fotogénicas y donde no dudamos en parar para disfrutar de las hermosas vistas que se obtienen.


A lo largo de los Roques de García, visitamos dos miradores, ambos con carteles informativos sobre la zona. El sendero es ideal para dar un paseo y muy cómodo de seguir y transitar. El Parador Las Cañadas del Teide ya es visible! Estamos muy cerca del final!





Finalmente, tras completar el tramo de los Roques de García, cruzando la carretera TF-21, llegamos a la altura del parking, ya en el Parador Las Cañadas del Teide. En dicho parking habíamos dejado el coche el día anterior, por lo que damos por finalizada la ruta! Una mirada atrás para presenciar el Pico Teide y un abrazo de alegría por lo conseguido!



Una de las mejores opciones para ascender al Pico Teide (3.718 m.) y perfecta para disfrutar de todo lo que nos ofrece pasar la noche en el Refugio Altavista. Un amanecer difícil de olvidar y unos senderos con encanto. Opción perfecta para montañeros acostumbrados y unas vistas excepcionales! El regreso hacia el Parador Las Cañadas del Teide es duro y algo más complicado que el ascenso, pero el entorno que lo rodea es espectacular! El Pico Viejo (3.135 m.) y los Roques de García complementan perfectamente la ruta!

Tipo: Senderismo
Fecha: 31 de Marzo de 2018
Duración: 9 h. 11 min.
Dificultad: Moderado
Distancia: 13,52 km.
Circular: No
Desnivel acumulado: 508 m. de subida y 1.634 m. de bajada
Altura mínima: 2.116 m.
Altura máxima: 3.725 m.

Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=24075867


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez
R&S Wanderlust
Espíritu viajero!