jueves, 6 de septiembre de 2018

Trạm Tôn - Phan Xi Păng (Fansipan) (3.143 m.)


Uno de nuestros objetivos durante nuestro viaje a Vietnam y aventura en nuestra estancia en Sa Pa era la montaña más alta de Indochina, el Phan Xi Păng (Fansipan), de 3.143 m. de altura sobre el nivel del mar. Una ruta exigente y ubicada en una de las zonas con el clima más variante de Vietnam. Aún así, nuestra intención era coronar su cumbre y eso hicimos! A por ella!


Después de leer y leer toda la información que encontramos en internet, no teníamos claro hasta qué punto la dificultad de la ruta o el clima podrían ser determinantes. Decidimos no contratar nada de antemano para nuestra estancia durante ese día en Sa Pa, tan sólo la noche de hotel. Una vez allí, en Sa Pa, el día anterior, nos informamos de las posibilidades que tendríamos para ascender el Phan Xi Păng (Fansipan). Sabíamos que no sería una montaña que nos ofreciese muchas dificultades, pero sin conocerla, no nos aventuramos mucho, y más en un lugar completamente desconocido para nosotros. Parecía que la ruta era clara y su acceso relativamente cómodo, por lo que nuestra idea era coger un taxi que nos llevara hasta Trạm Tôn, punto de inicio de la ruta, y desde allí, comenzar la jornada por nuestra cuenta. Tras informarnos allí en Sa Pa, todo el mundo nos aconsejó contratar un guía local, lógicamente. Quizás se aprovechan del desconocimiento de los montañeros que buscamos información, alegando que son rutas complicadas, que si nos pasa algo nadie se haría cargo, que el clima es muy duro, etc. Ante esto y con la idea de no complicarnos la vida, pues contratamos un guía local. Aún así, desde aquí, deciros que si el día acompaña, el clima es bueno, estáis en forma y tenéis experiencia, es completamente innecesario contratar un guía, pues el sendero es muy visible y no ofrece pérdida ninguna. El único y mayor problema podría ser las intensas nieblas que se forman en esta zona, por lo que máximo cuidado si os encontráis un clima cambiante o vais en época de lluvias.

Para iniciar la ruta, nos vemos en Sa Pa con nuestro guía local y un taxi que nos llevará hasta el puerto de Trạm Tôn, lugar donde comenzaremos la ruta. En Sa Pa, el día estaba relativamente despejado. Sin embargo, según nos íbamos acercando al puerto, el día se iba torciendo... Cuando llegamos a Trạm Tôn, un día nublado con ligera llovizna nos esperaba! Comenzamos con buena temperatura, sin excesivo calor y con mucha humedad.


La primera parte de la ruta transita por un sendero muy bonito, entre vegetación y árboles, y en ligero descenso. Cada vez que la senda perdía nivel, nos preguntábamos: "Por qué? Si hay que subir hasta los 3.143 metros!". Nuestro guía es el primero y avanza a un ritmo bastante exigente, tenía prisa! Menos mal que nos gusta disfrutar de todo lo que hacemos y rápidamente se dio cuenta de que no debía de avanzar así, pues se quedaría subiendo sólo!


A la altura del río, la humedad era muy notable. Cruzamos un bonito puente de piedras para seguir por la senda correcta y continuamos, ahora en ligero ascenso.


La ruta es preciosa y el día seguía feo... Nuestra única preocupación era pensar que no íbamos a ver absolutamente nada durante la ruta y al llegar a la cumbre. Volvemos a cruzar otra especie de puente, esta vez de tablones de madera, e iniciamos un tramo a lo largo de una pasarela instalada. A lo largo de todo este primer tramo, nos damos cuenta de que la ruta se encuentra bien equipada.



Seguimos en ligero ascenso y vamos sumando kilómetros a las piernas. Cruzamos un par de puentes más, ambos sobre tablones de madera perfectamente colocados. La ruta avanza el falso llano y no tiene ninguna complicación.



Tras 300 metros de desnivel acumulados y 3 kilómetros y medio recorridos, llegamos al primero de los dos campamentos que ofrece la ruta como posibilidad para alojarse, comer y beber. Aún así, cuando pasamos nosotros, no se notaba ningún movimiento, por lo que es fácil que sea un campamento utilizable sólo en excursiones guiadas o contratadas.


Continuamos la ruta hacia el Phan Xi Păng (Fansipan) sin grandes complicaciones y por terreno bien marcado, a veces algo embarrado. Seguimos en ligero ascenso y el día nos va dando alguna tregua. La llovizna ha cesado y aparecen claros en el cielo!

A los 5 kilómetros de ruta, comenzamos a ascender con mayor exigencia física. Llevamos la mitad del recorrido completado, pero no demasiado desnivel acumulado. Queda la mayor parte del ascenso y aquí comenzaremos a ganar altura más rápidamente.

Llegamos a la altura de otra pareja de vietnamitas y su correspondiente guía, este último en chanclas, y tan pancho! El chico vietnamita sufría a cada paso, era su primer trekking... Es increíble la poca profesionalidad de los guías locales, a quienes les importa muy poco nada que no sea subir, bajar y abrir el bolso. No hacían caso a cada paso que dábamos. Nuestro guía no se preocupó de nada, aunque tampoco tenía por qué. Pero el guía de la pareja vietnamita avanzaba de igual manera, incluso cuando sus chicos lo pasaban mal y realmente se encontraban fatigados. En una ocasión le dijimos que sus chicos estaban cansados, que mirase para atrás... En fin... Otro dato más que nos hizo saber que contratar un guía sólo sirve para que te acompañe y te haga el bocadillo...

El día estaba despejando y empezamos a gozar de unas vistas sobre el valle espectaculares! Compartimos un buen rato de ascensión con los chicos vietnamitas, siempre a ritmo tranquilo y sin prisas.



Según vamos subiendo, vamos completando este exigente tramo, que en muchas ocasiones se encontraba como si fuese una escalera de piedra. La senda avanza por la parte más alta del cordal que vamos siguiendo, pero no ofrece ninguna sensación de vértigo, pues la vegetación es densa y arropa muy bien la senda.

Continuamos la ruta entre escalones de piedra y sendero, siempre sin mayores complicaciones. Superamos una escalera metálica, la primera de muchas que encontraremos!


Tras superar la primera parte exigente de la ruta, llegamos a la zona más complicada, no sólo por el desnivel a superar en pocos metros, sino también técnicamente hablando. Sin ser nada de otro mundo para gente acostumbrada a la montaña, iremos superando un tramo de contínuas escaleras metálicas, destrepes y trepadas, muchas de ellas equipadas con troncos clavados y tablones colocados a modo de escalones. Se nota que la ruta se encuentra adaptada a las intensas lluvias y al variante clima de la zona. Agradecemos toda esta ayuda, ya que, de lo contrario, estaríamos pisando barro gran parte de la ascensión. Con cierta pericia, vamos superando este divertido tramo!










El día avanza y, a pesar de ir ganando altura, la temperatura va subiendo. Las nubes corren de lado a lado y podemos disfrutar de unas vistas de escándalo hacia todo el entorno que nos rodea. Nos encontramos a más de 2.700 metros de altura.

Tras 6 kilómetros y medio de ascensión, llegamos al segundo y último campamento. Otro lugar en el que podemos disfrutar de algún servicio, aunque nos lo encontramos igual que el primero, sin ninguna actividad. Breve descanso para dar tiempo a que lleguen los otros compañeros de ascensión, algo rezagados en el tramo más complicado. Nuestro ritmo era mayor, por lo que decidimos continuar la ruta junto a nuestro guía, antes de hacer la parada para almorzar.


Dejamos atrás el campamento y continuamos por terreno cómodo. Pronto encontramos un bonito salto de agua!


Seguimos la ruta y las nubes nos van regalando alguna vista sobre la cima del Phan Xi Păng (Fansipan)! Parece que hay ambiente!


Continuamos en ligero ascenso, más tranquilo que durante la parte anterior, fijando nuestro objetivo en una especie de collado que divisamos a lo lejos. En este collado comeremos. Un último esfuerzo mientras un sinfín de insectos sobrevuelan cerca de nosotros!

Llevamos casi 8 kilómetros y llegamos al collado, lugar donde realizaremos la parada para comer. La comida nos la trae el amable guía, quien se puso inmediatamente a prepararnos un buen picoteo! Un buen bocadillo al que no le faltaba de nada: tomate, pepino, carne de cerdo, mantequilla, una especia bastante sabrosa y alguna salsa más. Disfrutamos mucho del lugar, pues el collado ofrece unas vistas sublimes. Las nubes se mueven con rapidez! Tan pronto estamos metidos en la niebla como gozando de unas vistas de escándalo! En un rato llega el otro guía con su pareja de vietnamitas, quienes se disponen a comer también. Un buen rato descansando y preparados para afrontar la última parte de la ascensión!


Ya queda poco y, desde el collado, afrontaremos el tramo que más puede desanimar... Un descenso de unos 50 metros que nos obliga a ganar la altura nuevamente! No es difícil ni exigente, pero putea! Durante el descenso, una escalera metálica nos ayuda a superar algún paso.


Con la altura perdida, toca remontar de nuevo los metros perdidos. Lo realizaremos a lo largo de varias escaleras metálicas, siguiendo un rumbo pindio y sin pérdida. Ya escuchamos el sonido del teleférico que se encuentra próximo a la cima, aunque no es muy visible por la gran nubosidad que nos envuelve.





Tras superar el tramo de escaleras, llegamos a Sun World Fansipan Legend, estación superior del teleférico. Sabíamos que había un teleférico que subía a 3.000 metros de altitud y un templo, pero no nos imaginábamos que hubiese casi una ciudad allí montada! Increíble! Un teleférico, una tienda, un restaurante, varios templos, miradores, un tren cremallera, estatuas de mármol, escalinatas y un largo etcétera! Un lugar muy turístico, por su acceso en teleférico, claro está...


Por delante, algo más de 100 metros para llegar a la cima! Dejamos atrás la estación superior del teleférico y llegamos a la zona de templos, donde encontramos un cartel informativo sobre el lugar. Las vistas son impresionantes, aunque el día se encuentra bastante nublado...





Entre turistas, vamos subiendo a lo largo de las escaleras que hay habilitadas para acceder a la cumbre, siempre con ritmo tranquilo. La mayor parte de los turistas eran orientales y disfrutaban de una mañana de ocio por la parte más alta de Vietnam. Ya queda poco, últimas escaleras!

Tras casi 10 kilómetros y más de 1.300 metros de desnivel, llegamos a la cumbre del Phan Xi Păng (Fansipan) (3.143 m.). Más de 6 horas subiendo, a ritmo tranquilo y disfrutando de unas vistas excepcionales. Arriba, la panorámica era increíble. La altura se nota, a pesar de la gran cantidad de nubes que hay. La suerte es que se mueven mucho, dejando claros y preciosas perspectivas de las montañas y de los profundos y preciosos valles que nos rodean. Al llegar a la cima, hacemos las típicas fotos de rigor, con el fin de inmortalizar el instante, momento en el que un buen grupo de orientales nos empiezan a coger del brazo para hacerse fotos. El atuendo y nuestras caras de haber subido andando les llamaban la atención, y no dudaron en querer fotografiarse junto a nosotros. Nos movían de lado a lado, ahora para aquí, ahora para allá... Parecíamos dos actores de Hollywood! Qué risa! Están locos... Sin duda, grandes momentos al culminar la ascensión al Phan Xi Păng (Fansipan), la montaña más alta de Indochina: Phan Xi Păng.




Tras saborear todo lo que nos ofreció la cumbre, nos despedimos de nuestro guía, puesto que nosotros bajaríamos en teleférico y él andando junto a su compañero. Aquí damos por finalizada la ruta!

Tremenda, exigente y preciosa ruta por el techo de Indochina, el Phan Xi Păng (Fansipan) (3.143 m.). Senderos de ensueño, muy adaptados para poder completar el trekking. Tan sólo hace falta cierta pericia en la montaña para superar alguna trepada, pero sin grandes complicaciones. Eso sí, casi 10 kilómetros y más de 1.300 metros de desnivel se notan, siendo una jornada dura físicamente. Las preciosas vistas que vamos obteniendo durante todo el recorrido y la fantástica panorámica que hay desde la cumbre compensan el esfuerzo realizado! Una montaña que siempre recordaremos! Muy recomendable!

Tipo: Senderismo
Fecha: 21 de Agosto de 2018
Duración: 6 h. 33 min.
Dificultad: Difícil
Distancia: 9,12 km.
Circular: No
Desnivel acumulado: 1.306 m.
Altura mínima: 1.907 m.
Altura máxima: 3.138 m.

Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=28126276


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez
R&S Wanderlust
Espíritu viajero!