sábado, 22 de septiembre de 2018

Piedrasecha - Desfiladero de los Calderones - Santas Martas - Pico Amargones (1.898 m.) (2)


Enésima vez que visitamos el Desfiladero de los Calderones! A pesar de haber estado en varias ocasiones, las distintas opciones de ruta, el hecho de ir sólo o acompañado, más joven o más mayor o completarlo en una estación u otra, hacen que cada opción haya sido diferente. En todas he disfrutado mucho! Y es que el Desfiladero de los Calderones lo conozco bien y desde pequeño, y eso hace que lo vea con un cariño especial! Nos vamos de ruta con los raqueteros, así que risas aseguradas!


Como casi siempre, la idea de esta buena gente es no madrugar, hacer una ruta asequible, cómoda y suficiente para disfrutar de la montaña regresando a buena hora. La comida en un buen restaurante de la zona es algo que no perdonan! De este modo, y con el Desfiladero de los Calderones como principal atractivo, decidimos comenzar la ruta e ir viendo las distintas posibilidades sobre la marcha. Llegamos a Piedrasecha y recorremos el pueblo hasta llegar a las inmediaciones del Restaurante El Manadero. En esta especie de plaza, donde también encontramos una fuente en la que poder cargar agua, dejaremos el coche e iniciaremos la jornada.



Dejamos atrás Piedrasecha mientras vamos avanzando a lo largo de la cómoda senda que se dirige hacia el desfiladero. A mano derecha, varios carteles informativos!


Seguimos con el mismo rumbo, siempre en muy ligero ascenso, nada complicado ni exigente. A mano derecha encontraremos El Serrón, una gran bloque de roca en el que existen vías de escalada. Se percibe perfectamente!


Dejando atrás El Serrón, continuamos la ruta a lo largo del margen derecho del Arroyo de los Calderones, arroyo que da vida al famoso desfiladero. Visitamos un cartel informativo que nos deja claro que la ruta no se mantiene... Una pena!


Seguimos avanzando a lo largo de la cómoda senda y el paisaje se va estrechando por momentos. Empiezan a aparecer las grandes paredes de roca caliza y nos encontramos muy cerca del Desfiladero de los Calderones. Avanzamos a buen ritmo!

Tras unos minutos más, llegamos a la Fuente del Manadero, donde tenemos el primer atractivo de la ruta, la Ermita Virgen del Manadero. Seguimos su desvío, perfectamente claro gracias a los escalones de piedra que existen para acceder a la misma. Una cueva a modo de ermita y a la que acceden decenas de personas en una romería muy conocida en la zona. Las vistas que nos ofrece la altura ganada son muy bonitas. Por aquí existen varios sectores de escalada y es muy común encontrar escaladores disfrutando de sus vías.




Justo después de visitar la Ermita Virgen del Manadero, iniciamos el recorrido a través del Desfiladero de los Calderones. La cómoda senda da paso a un estrecho y pedregoso cañón. No tiene mucha altura, pero las grandes paredes de roca flanquean todo el recorrido. Un tramo precioso y que debemos de ir avanzando de piedra en piedra! Para disfrutar! En función de la época en la que visitemos el desfiladero, puede ser que tengamos que mojarnos los pies. En verano, el curso del arroyo se sumerge por debajo de las piedras, una bonita curiosidad de este increíble paraje.



El Desfiladero de los Calderones es un tramo relativamente corto y pronto se va abriendo para ofrecer mayores vistas sobre la zona. Seguimos por el margen derecho del Arroyo de los Calderones, que nos va regalando bonitos saltos de agua.

A mano derecha encontramos un cartel con información de la zona, un lugar de grandes roquedos y canchales. Seguimos a buen ritmo y el sendero es cómodo de seguir. Precaución en algún punto más húmedo y para salvar algún bloque de piedra.


La siguiente parte de la ruta nos regala el tramo del arroyo más bonito. Encontramos una preciosa cascada y una poza en la que poder bañarse en días de mucho calor. He pasado tantas veces por aquí que hay días en los que he visto la cascada prácticamente seca y otros en los que la he podido disfrutar en todo su esplendor.



Continuamos la bonita ruta y, cruzando el Arroyo de Pernaliega, llegamos al pueblo abandonado de Santas Martas, donde apenas queda de pie una cabaña de piedra. En este punto, después de completar el tramo a conocer, decidimos cómo continuar la ruta. Tenemos muchas varias opciones: regresar el camino andado, continuar a lo largo del Arroyo de los Calderones y regresar por el Alto de la Viesca, seguir hacia el Collado del Fito y ascender el Pico Amargones o el Pico de Santiago... Finalmente, elegimos continuar hacia el Collado del Fito, pista en mejor estado y sin dificultades a causa de la extensa vegetación, algo que flojea en la opción de ascender hacia el Collado Tijero, por donde subiríamos al Alto de la Viesca. Aquí terminará la compañía del bonito Arroyo de los Calderones!



Tomada la decisión , rumbo al Collado del Fito por la pista forestal, muy cómodamente y sin ninguna pérdida. Seguimos un primer desvío hacia la derecha, a lo largo del valle que forma el Arroyo de Pernaliega.



Continuamos la ruta a buen ritmo! Estamos muy en forma! A mitad de camino, encontramos una fuente en la que podemos recargar nuestras cantimploras.


Seguimos la fácil pista forestal, siempre en ascenso hacia el Collado del Fito. A nuestra derecha podemos ver la cara norte de la Peña de Santas Martas y al fondo los dos posibles objetivos de hoy, el Pico Amargones y el Pico de Santiago. Seguimos un último desvío antes de llegar al collado, ya visible.


Tras varios minutos más, llegamos al Collado del Fito, donde obtenemos unas vistas privilegiadas. Las citadas cumbres son perfectamente visibles, añadiendo hacia el oeste el Alto de la Viesca y hacia el este el valle del Río Torre y el Pico Fontañán, otro de los clásicos de la zona! En este collado tomaremos la decisión de ascender el Pico Amargones, de mayor altitud y con unas vistas mucho mejores hacia el norte de la provincia. Es más cercano y su subida será más limpia!


Continuamos girando hacia la izquierda y siguiendo una sencilla y ancha pista forestal. No tiene ninguna complicación, así que vamos ganando altura rápidamente. Nos encontramos a más de 1.700 metros, por lo que nos restan unos 200 metros de desnivel hasta la cumbre.

En pocos minutos llegamos a una curva pronunciada, donde podemos presenciar unos bloques de roca muy fotogénicos a nuestra izquierda. Aquí encontraremos el desvío a la derecha que debemos tomar para seguir hacia la cima.


El desvío nos deja en otra pista forestal, cómoda y sin pérdida ninguna. La vegetación se va apoderando de este tramo y debemos estar muy atentos para tomar el último desvío que se dirige directo hacia el Pico Amargones. Dicho desvío no se encuentra señalizado, pero tiene trazas de menor vegetación y tramos algo más pisados. El desvío lo debemos coger justo al sur de la cima, hacia la izquierda. Muy atentos porque el Pico Amargones está lleno de baja vegetación...


Tras tomar el desvío, ya sólo queda ascender en línea recta, buscando el mejor paso para avanzar. A mitad de camino, empezamos a encontrar grandes bloques de roca, por lo que máximo cuidado al avanzar, pues muchas de ellas se mueven, y bastante!


Tras varios minutos de cuidadoso ascenso, llegamos a la cima del Pico Amargones (1.898 m.)! Al norte se abre una panorámica espectacular! La altura nos permite divisar el Macizo de Ubiña, con Peña Ubiña destacando, gran parte de la Montaña Central Leonesa. Cimas emblemáticas como las que dan forma al Valle de Arbas, Las Tres Marías, Pico de la Brazosa, Peña Barragana, los dosmiles de la Cordillera Cantábrica, el Pico Cellón, el Pico Tres Concejos, Pico Estorbin de Valverde, los cercanos Pico Feliciano, Cerro Pedroso y Pico Bustillo, el resto de las montañas de Gordón... En definitiva, unas vistas muy bonitas y que disfrutamos durante un buen rato, ya que ha sido una ascensión bastante rápida.




Después de disfrutar debidamente de la cumbre, emprendemos el camino de vuelta. Regresamos por el mismo camino de ida, ya que sabemos que es muy cómodo y en poco tiempo estaremos en Piedrasecha. Existe otra opción para hacer la ruta circular, rodeando el Alto del Palomar, pero añadiría tiempo y kilómetros a la ruta, y hay que comer de restaurante!

Descendemos el Pico Amargones por la misma vía de ascenso hasta que llegamos a la pista forestal, con sumo cuidado en la zona de grandes piedras. Ya en la pista, sólo debemos perder la altura ganada, pasando por el Collado del Fito y la fuente, en la que aprovechamos para beber agua. Muy rápido llegamos a Santas Martas, donde volvemos a cruzar el Arroyo de Pernaliega para adentrarnos en el Desfiladero de los Calderones. Disfrutamos nuevamente de este tramo, mientras vemos más escaladores en las diferentes vías del sector que se encuentra en su interior. Finalizado el desfiladero, continuamos por la senda cómoda, en ligero descenso, hasta llegar a Piedrasecha, donde damos por concluida la ruta.


Otra jornada para enmarcar y con una compañía estupenda! Risas y diversión para completar una ruta llena de buenos recuerdos. El Desfiladero de los Calderones, una ruta cercana a León y digna de conocer. Y el ascenso al Pico Amargones, el broche de oro a una mañana de buena montaña y espectaculares vistas! Muy recomendable!

Tipo: Senderismo
Fecha: 16 de Septiembre de 2018
Duración: 4 h. 59 min.
Dificultad: Moderado
Distancia: 13,43 km.
Circular: Sí
Desnivel acumulado: 732 m.
Altura mínima: 1.176 m.
Altura máxima: 1.894 m.

Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=28722853


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez
R&S Wanderlust
Espíritu viajero!